Guía de viaje de Ometepe

GUÍA DE VIAJE DE OMETEPE

GEOGRAFÍA

A 276 km2, Ometepe es la isla de lago de volcán más grande del mundo. La población de la isla se estima en más de 35.000 habitantes. Hay dos pueblos principales en la isla, Moyogalpa y Altagracia, ambos puertos lacustres que sirven rutas desde Granada, San Carlos y San Jorge. El nombre de la isla se deriva de su nombre original lingua-franca precolombino, mesoamericano en Náhuatl, derivado de ome 'two' y tepētl 'peakks' y con razón, ya que la isla está formada por picos gemelos (volcanes), Volcán Concepción y Volcán Maderas. saliendo del lago de Nicaragua y conectado por un istmo de arena.

Volcán Concepción

La montaña dominante en la isla es el cono perfecto del Volcán Concepción (1610 m sobre el nivel del mar, 36,5 km de diámetro). Está activo y se escupió una buena cantidad de ceniza por última vez en 2012, pero siempre tiene pequeñas erupciones, la última en octubre de 2018. Su último flujo de lava se derramó desde el lado norte del cono en 1957. El volcán estuvo inactivo durante muchos años antes de que volviera a la vida entre 1883 y 1887, con frecuentes erupciones llenas de lava. Concepción entró en erupción 1908-1910, 1921 y 1948-1972. El volcán es actualmente una reserva natural que protege 5,400 acres de flora y fauna forestal.

Volcán Maderas 

(1394 m sobre el nivel del mar, 24,5 km de diámetro), la última erupción según la tradición local fue hace 800 años, los científicos piensan que fue mucho antes, todos están de acuerdo en que el cono está ahora extinto, aunque es muy propenso a los deslaves. La montaña está envuelta en un frondoso bosque y es el sitio de solo uno de los dos bosques nubosos en la cuenca del Pacífico de Nicaragua. La cumbre tiene un lago de niebla y agua fría en su cráter, Laguna de Maderas. El lago tiene 400m x 150m. En la cara occidental del cono hay una delgada cascada llamada San Ramón. Maderas también es una reserva natural que protege 10,000 acres de flora y fauna de bosque tropical

HISTORIA

a historia temprana de la isla de Ometepe sigue siendo un misterio, pero lo que es seguro es que los asentamientos organizados se remontan al menos a 1.500 aC. Aunque existen opiniones divergentes sobre el origen de los antiguos habitantes de la isla, no hay duda de que en los últimos dos mil años las oleadas de migraciones tanto del norte como del sur aprovecharon los suelos fértiles de la isla y dejaron miles de petroglifos y Elegantes estatuas de basalto que celebran la inseparable coexistencia del hombre y la naturaleza. Muchas piezas de cerámica preciosas se han recuperado de los años anteriores a la Conquista, algunos de los cuales se pueden ver en museos de la isla. La isla fue puesta bajo el dominio español un siglo más tarde que el resto del Pacífico de Nicaragua, y a diferencia del continente, que fue subyugado por la cruz y la espada, la isla fue conquistada solo por la cruz, con la evangelización realizada por monjes franciscanos en la década de 1600. .

Los ataques piratas no fueron inusuales en la década de 1700 y en la de William Walker, en la de 1800, las tropas mercenarias encontraron refugio en Ometepe después de huir de Granada, antes de ser saqueados y expulsados ​​por la población de la isla. A pesar de varios levantamientos indígenas provocados por la apropiación de tierras de propiedad comunitaria por parte de los habitantes de la isla en la década de 1900, Ometepe evitó los infames conflictos de Nicaragua en el siglo XX. La guerra de Sandino contra los infantes de marina estadounidenses (1927-1933), las insurrecciones del período Somoza (1978-1979) y la Guerra Contra (1981-1990) se libraron todas exclusivamente en el continente y, posteriormente, la Isla de Ometepe se conoce hoy como el Oasis de la Paz. .

Después de más de tres milenios de agricultura de subsistencia, en el siglo XX se estableció la introducción de plantaciones comerciales con plantaciones de tabaco y café. Hoy en día, la mayoría de estos han sido reemplazados por arboledas de plátano, lo que convierte a Ometepe en uno de los productores de banano más grandes de Nicaragua, con compradores que vienen de lugares tan lejanos como El Salvador y Honduras para cargar camiones con plátanos. El turismo crece en Ometepe cada año y ahora compite con los plátanos como el principal productor de ingresos de la isla.